Abogados penalistas con amplia experiencia

Consejos de un abogado experto en delitos de alcoholemia: Negativa de someterse a la prueba de alcoholemia.

ABOGADOS PENALISTAS EN MADRID, AMPLIA EXPERIENCIA FORENSE EN DELITOS DE ALCOHOLEMIA.

ASISTENCIA 24 HORAS EN JUICIOS RÁPIDOS, DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DEL TRÁFICO, ALCOHOLEMIA, NEGATIVA A SOMETERSE A LA PRUEBA DE ALCOHOLEMIA, CONDUCCIÓN SIN PUNTOS.

 

TLFN: 615 944 098 – info@abilityabogados.com

 

Dar positivo en un control de alcoholemia puede ser constitutivo de un delito o de infracción administrativa.

Nos para la policía y nos solicita colaboración para someternos a una prueba de alcoholemia. Primero y principal, nunca, y repito nunca, debemos negarnos a soplar. El negarse a realizar esta prueba es un delito per se (artículo 383 del Código Penal) y tiene reguladas unas penas propias de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años (sería ponernos la soga al cuello directamente).

 

Según criterio jurisprudencial, se requiere para su apreciación la concurrencia de los siguientes requisitos:

 

  1. Requerimiento expreso por parte del agente de la autoridad, a someterse a las pruebas legalmente previstas para la detección de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas.
  2. Que se haga el requerimiento al particular formalmente, de modo personal y directo, con el apercibimiento de poder incurrir en un delito de desobediencia grave previsto y penado en el art. 383 CP.
  3. Negativa a someterse a dichas pruebas, debiendo el requerido no acatar la orden, oponiéndose consciente y reiteradamente a su cumplimiento.

 

El art. 796.7º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (en adelante Lecrim) dispone que “La práctica de las pruebas de alcoholemia se ajustará a lo establecido en la legislación de seguridad vial”.

 

Las pruebas de alcoholemia están reguladas administrativamente en los arts. 12 LSV y 20 a 26 RGC; se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia de tráfico y consistirán, normalmente, en la verificación del aire espirado mediante etilómetros que, oficialmente autorizados, determinarán de forma cuantitativa el grado de impregnación alcohólica de los interesados (art. 22.1 RGC).

 

El art. 12.2 LSV y 21 RGC establecen que “quedan obligados a someterse a las pruebas que se establezcan”. Y el art. 23.1 RGC dice: “el agente someterá al interesado, para una mayor garantía y a efecto de contraste, a la práctica de una segunda prueba de detección alcohólica por el aire espirado”.

 

Es claro el carácter imperativo de ambas pruebas. La segunda prueba no es, por tanto, un derecho del interesado de ejercicio potestativo. Ambas pruebas son obligatorias y están orientadas a garantizar el acierto en el resultado. En definitiva, se puede concluir que la negativa a someterse a cualquiera de ellas constituye una conducta subsumible en el tipo estudiado.

El carácter voluntario corresponde, en realidad, a las analíticas de sangre.

 

 

Incapacidad de insuflar en la prueba de alcoholemia.

 

Los supuestos de incapacidad para insuflar aire suficiente para practicar la prueba de alcoholemia o intentos fallidos, podrán reconducirse como delito del art. 383 CP si se demuestra que dicha conducta obedece a una voluntad firme y decidida del requerido de desobedecer las instrucciones del agente de la autoridad y de esta manera negarse a someterse a la prueba.

 

La negativa a someterse a las pruebas para detectar la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas del art. 796.7 Lecrim.

 

Sobre los conductores se imponen dos claras obligaciones. La primera es la relativa al test indiciario salival, “al que obligatoriamente deberá someterse el conductor”. La segunda obligación es a la facilitación de saliva en cantidad suficiente cuando “arroje un resultado positivo o el conductor presente signos de haber consumido las sustancias referidas”.

 

En consecuencia, será considerado constitutivo de delito del art. 383 CP las siguientes conductas:

 

  1. Negativa a someterse al test indiciario salivar.
  2. Negativa a facilitar saliva en cantidad suficiente cuando el resultado del test indiciario sea positivo o haya signos de haber consumido sustancias estupefacientes.
  3. o Negativa a someterse al reconocimiento médico siempre que éste haya sido debidamente acordado

 

 

Puedes ampliar más información en nuestra sección de “CONSEJOS EN DERECHO PENAL” o en “ABOGADOS PENALISTAS EXPERTOS EN JUICIOS Y DELITOS” y en “ABOGADOS PENALISTAS ASISTENCIAS 24 HORAS”

¿Te ha parecido interesante esta noticia? Ayúdanos a compartirla en tus redes sociales, así la información llegará a más gente. Cualquier sugerencia no dudes en enviarnos un comentario a este post.

No Comment

0

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!