Consejos ante una detención

Consejos de un abogado experto en delitos de alcoholemia: Delito de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

ABOGADOS PENALISTAS EN MADRID, AMPLIA EXPERIENCIA FORENSE EN DELITOS DE ALCOHOLEMIA.

ASISTENCIA 24 HORAS EN JUICIOS RÁPIDOS, DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DEL TRÁFICO, ALCOHOLEMIA, NEGATIVA A SOMETERSE A LA PRUEBA DE ALCOHOLEMIA, CONDUCCIÓN SIN PUNTOS.

 

TLFN: 615 944 098 – info@abilityabogados.com

 

Dar positivo en un control de alcoholemia puede ser constitutivo de un delito o de infracción administrativa.

Puede darse el caso que usted de positivo y no rebase la tasa de 0,60 y aún así le imputen un delito contra la seguridad del tráfico, porque presente síntomas de que su conducción se realizaba bajo la influencia de bebidas alcohólicas bien porque porque haya cometido una infracción de tráfico o se haya visto involucrado en un accidente de tráfico.

 

La sintomatología se contiene en el atestado que elabora la policía. La sintomatología clásica que presenta un conductor que haya ingerido alcohol consiste en ojos rojos, vidriosos, halitosis, olor a alcohol, rostro enrojecido, habla distorsionada, movimientos lentos o erráticos, etc..

 

Ahora bien, no toda sintomatología indica que se haya cometido el delito de “alcoholemia”. Al igual que ocurre con la prueba de la lectura del etilómetro, hay aspectos que se deben analizar puesto que indicarán que dicha sintomatología no podrá ser usada o no será válida como prueba de cargo. Por un lado, hay que tener en cuenta que el delito consiste en conducir bajo la influencia, no en conducir tras haber ingerido alcohol. Es decir, que si se ha ingerido una cantidad que, por la constitución física del conductor u otras circunstancias no afectan al conductor, éste no habrá cometido el delito de “alcoholemia” o conducción bajo la influencia, repetimos, bajo la influencia, de bebidas alcohólicas.

 

Es evidente que la ingesta de alcohol, aun en cantidad suficiente para arrojar un resultado de 0,60 mg en litro de aire espirado, no tendrá el mismo efecto en un individuo de 100 kilos que haya cenado abundantemente durante la ingesta de alcohol que en otro de 60 kilos que apenas haya comido nada. Así, si la prueba de la lectura del etilómetro no resultare válida, una sintomatología como la apuntada, no siempre indicará que se ha cometido el delito de “alcoholemia”, puesto que puede ser que el conductor haya bebido alcohol pero que dicha ingesta de alcohol no haya afectado a su conducción.

 

Los dos síntomas más relevantes a la hora de determinar la influencia del alcohol en el comportamiento de una persona son la deambulación y el habla, por lo que en ningún caso será recomendable hablar de más, repetir una y otra vez lo poco que hemos bebido y, ni que decir cabe, incurrir en la conocida escala de degradación que comienza con los insultos a los agentes actuantes. Tenga en cuenta que el agente que le realiza la prueba acudirá a juicio y su declaración es importante así que se recomienda cautela.

 

Puedes ampliar más información en nuestra sección de “CONSEJOS EN DERECHO PENAL” o en “ABOGADOS PENALISTAS EXPERTOS EN JUICIOS Y DELITOS” y en “ABOGADOS PENALISTAS ASISTENCIAS 24 HORAS”

¿Te ha parecido interesante esta noticia? Ayúdanos a compartirla en tus redes sociales, así la información llegará a más gente. Cualquier sugerencia no dudes en enviarnos un comentario a este post.

No Comment

0

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!